calabacines rellenos

Ingredientes:
4 calabacines redondos
500 gr de carne picada de cerdo y ternera
50 gr de miga de pan mojada en leche
2 yemas de Huevo
1 cebolla grande
2 dientes de ajo
perejil
aceite de oliva
sal, pimienta
harina
huevo
1 litro de salsa Española

Instrucciones:
Antes de empezar con los calabacines empezamos con la salsa, según la receta de este enlace.
Mientras se hace la salsa, preparamos los pimientos. Picamos muy fino la cebolla, el ajo y el perejil, todo por separado y ponemos a remojar la miga de pan.
Ponemos una sartén al fuego con el fondo cubierto de aceite y añadimos la cebolla. La rehogamos y dejamos pochar un poco. Después añadimos el ajo y la carne picada. Rehogamos y añadimos la miga de pan. Sazonamos con sal y pimienta y dejamos que cueza, removiendo y mezclando bien todos los ingredientes. Estará listo cuando todo se pueda hacer una bola con todo ello.
Retiramos del fuego y añadimos las yemas de huevo y el perejil. Removemos bien y dejamos enfriar.
Pelamos los calabacines y los cortamos en trozos de unos 5-6 cm de alto, dependiendo del grosor del calabacín. Cuanto más gruesos sean mejor, porque los podremos hacer más bajitos. Tenemos que tener en cuenta que el tamaño tiene que ser el suficiente para poder rellenarlos.
Con la ayuda de una cucharilla vaciamos el interior de cada trozo sin llegar al fondo y dejando la carne de las paredes. Ponemos agua con sal a hervir en una olla y los hervimos 5 minutos para que estén más tiernos. Los escurrimos y dejamos enfriar. No debemos hervirlos más porque se podrían romper.
Una vez fríos y otra vez con la ayuda de una cucharilla, los rellenamos. Los pasamos por harina y huevo batido y los freímos en aceite no muy caliente, para que se doren, pero no se quemen.
Los vamos poniendo en una cazuela de barro y cuando estén todos fritos los cubrimos con la salsa. Dejamos hervir a fuego suave durante 1/2 hora aproximadamente, para que se hagan bien los calabacines y espese la salsa. Hay que tener cuidado de que no se peguen al fondo, removiendo la cazuela de vez en cuando.
Una vez que los calabacines estén tiernos, ya están listos para comer. La ventaja de esta receta es que se puede preparar con antelación, de hecho están mejor de un día para otro y se puede congelar sin problemas.

Fuente de la receta: https://www.rebanando.com/receta-58251-calabacines-luna-rellenos-de-cuscus.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *