pescado Wellington

Ingredientes:
lomo de lubina (que antes de limpiar pesara unos 2 kg). sin escamas, quitar las aletas y retire la espina central
un manojo de hojas de albahaca
1 bote de tomates secos en aceite
2 cucharadas de mostaza de dijon
aceite de oliva virgen extra
vinagre de jerez
1 o 2 calabacines
una masa de hojaldre (a poder ser, rectangular)
1 huevo
azúcar moreno
pimienta negra
sal

Procedimiento:

  1. Prepara el aliño triturando la albahaca, el aceite del bote de tomates secos, 4 o 5 tomates secos, la mostaza, un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, un chorrazo de vinagre de Jerez y un toque de sal.
  2. Corta los calabacines en lonchas muy finitas.
  3. Bate un huevo con un toque de pimienta y otro de azúcar moreno. Sobre papel de horno, estira el hojaldre y píntalo con el huevo batido. Coloca una primera capa de calabacín encima y salpimenta.
  4. Estira la lubina sobre el calabacín, dejando debajo el lado con piel. Embadúrnala con la salsa y cubre con una segunda capa de calabacín. Salpimenta.
  5. Si no te la quieres jugar, cubre el calabacín con otra lámina de hojaldre. Si eres atrevido como Gipsy, gira el lomo de pescado sobre sí mismo hasta que se cierre, presiona los bordes hacia dentro y píntalos con el huevo batido. Sube y estira el extremo inferior hasta sellarlo con el superior. Ayudándote del papel, dale la vuelta al pescado. Cierra la parte delantera y, con la ayuda de un tenedor, aplasta la parte de atrás para que parezca una cola de pez.
  6. Forra la bandeja con papel de aluminio y coloca el pescado (sobre papel de horno) encima. Hornea siguiendo las indicaciones del paquete de hojaldre que hayas comprado (en este caso, 30 min a 200 ºC).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *